Teléfono: +34 941 221 055

Carta a los Reyes Magos

Publicado en Cuentos, Niños - diciembre 2010

Queridos padres:

Me gustaría que este año los reyes magos, además de los consabidos regalos, me trajeran otras cosas que hecho en falta y deseo más que ninguna otra cosa.

Me gustaría que este año me trajeran más tiempo para pasar juntos, para interesaros por mi música preferida, por mis juegos, por mis preocupaciones…. Tambien me gustaría que me pusiérais límites, que no permitáis hacer siempre lo que yo quiero, ni salirme con la mía. Necesito horarios, normas, refuerzos, castigos…. Me hace creer que el futuro podrá ser igual y me han dicho que eso luego se paga caro.

Me gustaría que me permitierais equivocarme, y sufrir las consecuencias de mis errores, que no me protejáis tanto. Ello me ayudará a madurar, a hacerme responsable, y ser más independiente.

No me excuséis tanto, no tapéis mis fallos, es importante que sienta que los demás me aceptan como soy, y yo aprenda a quererme así. Si no hice los deberes u olvidé los libros, si perdí un abrigo no me compréis otro al día siguiente como si nada, porque las cosas empezarán a perder su valor.

Me gustaría que me trajerais valor para enfrentarme a mis miedos, que sea yo quien dé solución a los enfados con mis compañeros, quien “discuta” una nota que no vi justa con mi profesor, preguntar mis dudas o exponer un tema en público. Ser yo quien supere el miedo a dormir con la luz apagada o quedarme sólo a ratitos en casa. Los miedos crecen si no les hago frente, y cada vez me resultarán más difíciles de vencer.

Si me he portado bien, tambien me gustaría que me lo reconociérais, me gustaría sentirme valorado y querido, que premiárais mi esfuerzo y no solo el resultado, mi evolución y no solo mi éxito, si tras estudiar y esforzarme, suspendo dos en lugar de cuatro, si sobresalgo en deporte o en pintura y no en matemáticas, necesitaría sentir que eso también es importante y que tambien os gusta.

El último regalo os resultará algo extraño, pues en ocasiones es aquel que vosotros deseásteis en vuestra infancia y que os costó tener. Están a punto de descatalogarlo porque no tuvo mucho éxito, ya que socialmente tampoco está bien visto. Se trata de que no apunteis a todos los cursos que me harán ser el ” más exitoso” o que no me compreis todos los últimos videojuegos, las zapatillas de marca, o la mochila de moda del vecino, no me deis todos los caprichos, por favor. Ello me hará perder la ilusión y la motivación en poco tiempo. Sentiré que todo está a mi alcance, o peor aun, que está al alcance de mi bolsillo. Y entonces, ¿cómo toleraré el malestar que me puede producir un no?, ¿cómo haré frente a la frustación ?.

Permitirme sentir aburrimiento, no pasa nada por no tener ocupado todo mi tiempo con excitantes actividades o juegos electrónicos, permitirme salir una tarde a dar un paseo mientras charlamos simplemente, sin necesidad de ver la última película o probar el novedoso happy meal de la esquina. Podré soportarlo, ¿y vosotros?.

No me extraña que os llamen “reyes” ni “magos”, pues realmente lo sois y por eso no dudo de que podéis traerme todo lo que os pido, que aunque costoso y difícil de conseguir, me hará una persona feliz. Como también quiero aprender a ser más paciente y saber esperar, no hace falta que venga todo de un golpe, me lo podéis ir trayendo poco a poco, y así lo iré disfrutando mucho más.

Gracias y un fuerte abrazo.