El hábito del estudio

Publicado en Niños - febrero 2014

¿Qué es y cómo se desarrolla?

Un hábito es una serie de actos más o menos complejos que se van estableciendo, cuando se repiten de manera sistemática, se interiorizan y se realizan de manera automática.  Cuando hemos creado hábitos estos nos permiten actuar con menos exigencia y nos facilitan la realización de las tareas. Es más sencillo adquirir un nuevo hábito, que modificar  uno ya adquirido.

¿Cómo ayudar a nuestro hijo para que adquiera hábito de estudio?

  1. Realizarlo siempre en el mismo lugar, es muy importante desde el principio tener un sitio fijo para estudiar que pocos distractores que puedan perturba a labor se concentración.
  2. Siempre en el mismo horario que el niño sepa e identifique que es la hora de realizar las tareas escolares.
  3. Siempre teniendo en cuenta las necesidades de nuestros hijos
  4. Al desarrollar el hábito de estudio estamos propiciando la adquisición de un método que le facilitara el estudio.

Algunas indicaciones para llevarlo a cabo

  • Mismo lugar y la misma hora para crear hábito
  • Silencio y concentración evita ruidos
  • Luz suficiente, si es natural es mejor, que venga del lado contrario al que escribes.
  • Buena temperatura, ni muy alta ni muy baja
  • Postura del cuerpo recta sin rigidez, nunca en la cama
  • Mesa y habitación ordenadas con solo lo necesario
  • Estudiar todos los días un poco
  • Después de comer o realizar ejercicio físico, descansar antes de comenzar a estudiar.

Distribución del tiempo

Es posible que el rendimiento no sea el mismo cuando empiezas la tarea, que después de llevar dos horas estudiando. Para equilibrar este lógico desfase, debes distribuir el tiempo que vas a emplear para llevar a cabo la sesión de estudio teniendo en cuenta:

  • El tipo de actividades que se deben realizar
  • La dificultad de las asignaturas
  • La fatiga
  • Los tiempos de descanso

¿Cómo hacerlo?

  • Debemos comenzar con la actividad de dificultad media. Para cada persona es diferente.
  • Con breves descansos de 2  o 3 min. o cambio de actividad.
  • Continuar con una tarea difícil.
  • Descansar 5 o 6 min.
  • Termina con una tarea que te sea fácil.
  • Pequeño descanso.
  • Al finalizar las tareas de cada día, se debe  dedicar un tiempo para los repasos entre 10 a 20 min.